Articulos

Páginas

Sitios Amigos


« | Inicio | »

Acción terapéutica de la Apitoxina

Por | febrero 10, 2009

Por Prof. Nestor Urtubey

Las acciones terapéuticas de la Apitoxina son el resultado de la suma de propiedades de las fracciones que la componen, pero, además, de la interacción de todas y cada una de ellas, y del equilibrio biomolecular que existe entre todos sus componentes

Acciones Terapéuticas:

§         Analgésica

§         Antiagregante plaquetario

§         Antiarrítmica

§         Antibiótica

§         Antiinflamatoria

§         Antiviral

§         Cardiotonica

§         Eritropoyetica

§         Fibrinolitica

§         Hipotensora

§         Inmunoactivante

§         Radioprotectora

§         Vasomotora

Las propiedades que nos interesan son:

1. Analgésica

Esta acción es potente, se debe, ante todo, a la fracción Adolapin, que es un Polipeptido de PM 115000, estudiada y experimentada por Shkenderov y Koburova. La actividad analgesica fue estudiada por el método de Randall y Selitto.

Se determino que la fracción Adolapin inhibe la acción de la enzima ciclooxigenasa y, por lo tanto, la síntesis de Prostaglandinas que, como se sabe, deriva de la síntesis de Bradiquinina, productora del dolor sociado a las inflamaciones.

Estos autores sostienen además que la fracción Adolapin estimula la liberación de endorfinas, potentes analgésicos endónenos.
Existe una amplia experiencia médica que corrobora la marcada acción analgésica de la Apitoxina.

2. Antiinflamatoria

La fracción Peptido 401 del veneno de abejas ejerce una potente acción antiinflamatoria, como lo demostraron Shkenderov y Koburova, 1982, al inhibir la acción de la Ciclooxigenasa y la biosintesís de las Prostaglandinas generadoras de inflamación. Otra fracción de la Apitoxina, la Apamina, posee también acción antiinflamatoria. Como lo experimentaron Ovcharov, R. y colaboradores, 1976, La Apamina inhibe la acción de la Serotonina (5-Hidroxitriptamina) y produce una reducción en los niveles de seromucoides y Haptoglobina, muy aumentados en los procesos inflamatorios agudos.

Vick, J.A. y Cols. , demostraron que la Apamina, la Melitina y el veneno entero de abejas (Apitoxina) en perros, estimulan Hipófisis y Suprarrenales para elevar los niveles de Cortisol Endógeno, con potente y duradera acción antiinflamatoria. Esos mismos efectos se obtienen en humanos.

Indicaciones:

§         Artrosis

§         Artritis

§         Dolores e inflamaciones de origen traumático

§         Esclerosis múltiple

§         Espondiloartritis deformantes

§         Hipertensión

§         Neoplasias

§         Neuritis – Neuralgias

§         Reumatismos de tejidos blandos

No se sugiere que la Apitoxina de uso médico desplace otros tratamientos específicos.

Vías y sistemas de aplicación:

La vía más utilizada para la Apitoxina de uso médico es la subcutánea, con aguja y jeringa tipo tuberculina. Se aplica directamente en la zona afectada; articulaciones, columna cervical, dorsal o lumbar, etc.

La acción de la Apitoxina es primero local, en la zona aplicada, pero luego es de acción general, al ser absorbida.
Algunos médicos utilizan la vía intraarticular cuando lo creen necesario.

Contraindicaciones:

La Apitoxina está contraindicada en pacientes alérgicos específicos al veneno de abejas, en cardiópatas descompensados, en diabéticos insulino-dependientes, en hemofílicos, en pacientes con insuficiencia renal, en embarazadas, en bebes y en niños menores de 10 años, en enfermedades hepáticas degenerativas, en glaucoma avanzado, durante la menstruación y en alcohólicos y drogadictos.

Materias: Articulos de Interes, Terapias Biológicas y Energéticas | No hay comentarios »